Lo Que Creemos

Nuestra fe

Nuestra fe está centrada en Jesucristo quien es el Único Camino a Dios nuestro Padre. Nuestra fe es injertada por el Espíritu Santo en corazones que están espiritualmente muertos por causa del pecado. Nuestra fe está edificada sobre la Biblia que no comete errores y que tiene la última palabra en todas las cosas. Nuestra fe se encuentra resumida en las tres confesiones de la Reforma que llamamos las Tres Formas de Unidad: el Catecismo de Heidelberg, la Confesión Belga y los Cánones de Dort. Creemos que nuestra fe debe demostrarse por medio de un estilo de vida dirigido y moldeado por lo que Dios quiere que seamos y hagamos.

Nuestra misión

Nuestra misión es glorificar a Dios principalmente por medio de servicios de adoración centrados en la Biblia y que broten de un corazón contrito y humillado, y no siguiendo nuestros propios sentimientos o emociones. Nuestra misión es conocer la verdad de Dios revelada en su Palabra mediante estudios bíblicos y doctrinales impartidos a todos los miembros de forma sistemática y regular. Nuestra misión es servir mejor al Reino de Dios por medio de una educación Cristocéntrica para nuestros niños. Nuestra misión es dar testimonio del Nombre de Dios a través de un contacto compasivo con nuestros vecinos.

Nuestro liderazgo

Nuestro liderazgo está sujeto a la dirección de Jesucristo, quien es la Cabeza de la Iglesia. Nuestro ministerio está compuesto de Ministros y Ancianos Gobernantes que supervisan la vida y doctrina de los miembros de la iglesia. Nuestro liderazgo está compuesto de Diáconos que guían a los miembros de la iglesia para usar sus dones y talentos para el bien del Reino de Dios.

Los Cinco Pilares De La Reforma

Solus Christus (Solo Cristo) Tenemos la salvación solamente por la obra de Cristo. Jesucristo pagó la pena y aceptó el castigo por los pecados de Su pueblo, y Él presenta a Su pueblo como justos ante Su Padre Celestial. Su pueblo ha sido reconciliado con El Padre, y ahora tienen comunión con Él por la obra de Cristo. La muerte de Cristo fue el único sacrificio para obtener el perdón de los pecados. Su sacrificio en la cruz satisfizo completamente la justicia de Dios. Cristo fue cargado con nuestros pecados. Él recibió el castigo que nosotros merecíamos. Nosotros somos salvos solamente por los méritos de Cristo y no por los nuestros. Gálatas 3:13; 2 Corintios 5:21; Romanos 1:7; 3:21; 3:25; 4:25; 8:3; 1 Corintios 1:30. Hechos 4:12 Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos. 2 Corintios 5:21 Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él. 1 Corintios 1:30 Mas por obra suya estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros sabiduría de Dios,

Sola Scriptura (Solo La Escritura) Este principio afirma la suprema suficiencia de la Palabra de Dios. No hay otras palabras suficientes, ni hay otras palabras divinas. Los papas de la iglesia católica romana, los credos, los consejos, o las tradiciones no tienen ninguna autoridad cuando contradicen a las Santas Escrituras. Porque Dios habla en ellas, son nuestra máxima autoridad. La Biblia es completa y el canon está cerrado. No hay revelación adicional. Hebreos 1:2 ...en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo… Jesucristo ha dicho todo lo necesario por medio de Sus apóstoles en la Biblia. La Biblia es suficiente. 2 Timoteo 3:17; Salmo 119:1; Deuteronomio 4:2; 12:30; 29:29; Salmo 30:5-6; El Apocalipsis 22:18-19. Deuteronomio 4:2 No añadiréis nada a la palabra que yo os mando, ni quitaréis nada de ella, para que guardéis los mandamientos del SEÑOR vuestro Dios que yo os mando. 2 Timoteo 3:16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.

Sola Gratia (Sola Gracia) La salvación es solamente por gracia. La definición de “gracia” es un favor inmerecido. Dios nunca queda obligado a conceder la salvación. Si la justicia de Dios requiere que Él dé gracia a todos los hombres, entonces la salvación no sería un regalo sino un acto de justicia. Si el hombre puede merecer la gracia de Dios, la gracia ya no sería gracia. Romanos 11:6 Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. Dios da Su gracia libremente y Él es soberano para elegir quién va a salvar. Los elegidos son salvados solamente por gracia. Efesios 1:3-11; 2:8-9; Romanos 9:10-16; 2 1 Timoteo 1:9; 2 Tesalonicenses 2:13. Efesios 2:8 Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe. 2 Timoteo 1:9 quien nos ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según nuestras obras, sino según su propósito y según la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad,

Sola Fide (Sola Fe) La salvación es solamente a través de la fe. El Apóstol Pablo nos dice que Dios mando a Su Hijo como un sacrificio para expiar nuestros pecados y Romanos 3:26 ...para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que Él sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús. En vez de ser declarados justos por nuestra fe más nuestras obras, nosotros somos declarado justos solamente a través de nuestra fe en la justicia de Cristo (Romanos 3:20-28). La justicia de Cristo es imputada al pecador, no impartida. Sin la imputación de la justicia de Cristo a nosotros, toda la gracia infundida no nos puede salvar pues nosotros siempre pecamos y nunca cumplimos lo que Dios exige. Nosotros no somos declarados justos en la base de cualquiera obra, sino solamente por nuestra fe en Jesús. Gálatas 2:16; 3:24-25. Romanos 3:28 Porque concluimos que el hombre es justificado por la fe aparte de las obras de la ley. Romanos 4:5 al que no trabaja, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe se le cuenta por justicia.

Soli Deo Gloria (Solo a Dios la Gloria) Dios recibe toda la gloria por nuestra salvación. Somos salvos para Su gloria, y no para que nosotros nos gloriemos. Su propósito en salvarnos y en todo lo que hace es para la gloria de Su santo nombre y para que Su pueblo le rinda alabanza. Él quiere que Su pueblo viva en una manera que refleja Su carácter. Solamente Dios es responsable por nuestra salvación y nosotros no contribuimos nada. Isaías 42:8; 43:7; 48:11; Salmo 115:1; Romanos 11:36; 16:27; Efesios 3:21; Filipenses 4:20; 1 Timoteo 1:17; 2 Timoteo 4:18. Romanos 15:7 ... Cristo nos aceptó para gloria de Dios.


Sanctuary during sermon


What We Believe

Our Faith

Our faith is centered upon Jesus Christ Who is the Only and Entire Way to God our Father. Our Faith is planted by the Holy Spirit into hearts that are spiritually dead because of sin. Our faith is built upon the Bible which does not make mistakes and which has final say in everything. Our faith is summarized in the writings of the Reformation which we call the Heidelberg Catechism, the Belgic Confession, and the Canons of Dordt. Our faith is proved by a lifestyle that must be shaped by what God wants us to be and do.

Our Mission

Our mission is to glorify God primarily through worship services that are centered on the Bible and that spring from a contrite and humbled heart, and not by following our own feelings or emotions. Our mission is to know the truth of God revealed in his Word through biblical and doctrinal studies given to all members in a systematic and regular way. Our mission is to better serve the Kingdom of God through a Christ-centered education for our children. Our mission is to bear witness to the Name of God through compassionate contact with our neighbors.

Our Leadership

Our leadership is subject to the direction of Jesus Christ, who is Head of the Church. Our ministry is comprised of Ruling Ministers and Elders who oversee the life and doctrine of church members. Our leadership is comprised of Deacons who guide church members to use their gifts and talents for the good of the Kingdom of God.

The Solas of the Reformation

We believe that that the majesty of the Lord God is supreme! He is sovereign over all things, including salvation. This truth was summarized from various angles in the “Solas” or “Alone” cries of the 16th century Protestant Reformation:

1. Scripture Alone!
We believe that the sixty-six books of the Christian Bible are God’s own holy Word, inerrant and infallible, the only ultimate authority for faith and life. These Scriptures reveal the Triune God of Scripture, the sin and misery of mankind, and the only way to be restored to God’s favor. We gladly submit ourselves to the one, true God as He speaks perfectly in His holy and sufficient Word, confessing that no thoughts, decisions, or writings of men are of equal value. (Psalm 19:7-9; 2 Timothy 3:16,17; 2 Peter 1:21)

2. Christ Alone!
We confess that all people are sinners who have violated God’s law and come under God’s just and eternal judgment. Because God is a perfectly righteous and holy Judge, sin requires eternal separation from God in hell. The only way to escape God’s eternal wrath is to be reconciled to God through the Mediator and Savior He has provided—the Lord Jesus Christ. This Savior is God’s eternal Son (true God) who has assumed our human nature (true man). His perfect obedience to God’s law, and His death on the cross to pay sin’s penalty, provide His people with the righteousness and forgiveness of sins necessary to be accepted by God and to receive eternal life. Jesus Himself proclaimed, “I am the way, and the truth, and the life. No one comes to the Father except through Me.” (John 14:6; Acts 4:12; 1 Timothy 2:5)

3. Grace Alone!
We believe that salvation is only by grace (undeserved mercy towards undeserving sinners), and not by any merit or worth on the part of the sinner. Salvation is a gift of God, obtained through the perfect work of the Lord Jesus Christ. We cannot find acceptance in God’s eyes based on anything we have done or have not done. We are saved by grace alone. (Ephesians 2:1-10; Titus 3:4-7)

4. Faith Alone!
Although all people are conceived and born in sin, subject to God’s wrath, not all people are saved. Only those who are united to Jesus Christ by a true faith are delivered from God’s condemnation and declared righteous in His sight. Faith alone is the instrument by which sinners become partakers of Christ and all His benefits. And true faith is not only a knowledge and agreement with what God has revealed in His Word, it is also a personal trust in the saving promises of that Word. Even this faith is not man-made, but is a gift of the Lord, who graciously shows us our sin and gives to us a new heart to repent and believe. (Habakkuk 2:4; Acts 16:31; Ephesians 2:8)

5. Glory to God Alone!
All glory is due to God alone for He alone performs the work of saving sinners. He provided the Savior, He brought us to faith, He preserves and protects our faith while we live on earth, and He will glorify us after this life to live eternally with Him. From beginning to end, salvation is the work of the Triune God. Even the process of sanctification, by which we strive to grow in holiness after the pattern of Christ, is the work of God the Holy Spirit who works in us. Hence, the cry of our hearts: “Not to us, O LORD, not to us, but to your name be the glory!” (Psalm 115:1; Ephesians 3:20,21)

 

El Pacto de Gracia

Actualmente Reunidos en:

Dyer Presbyterian Church
2501 Hart Street, Dyer, IN 46311

Correspondencia:

P.O. Box 729, Beecher, IL 60401
219.577.5881

Servicios Los Domingos/Sunday Services

Adoración/Worship: 4:00pm
Tiempo de Compañerismo/Fellowship Time: 5:15pm
Escuela Dominical/Sunday School: 6:00pm

Contacto |


©2021 el pacto de gracia. All rights reserved. Website design by VIA Marketing